Blog

Muchos creen que la disciplina es una virtud con la que se nace, lo que claramente no es cierto y si bien hay personas a quienes se les hace más fácil ser disciplinado, es de vital importancia comprender que la disciplina es algo que se adquiere y practica. Por ello, para lograr la disciplina hay que realizar cambios sustanciales tanto en nuestros hábitos como en nuestra actitud.

Toma en cuenta los siguientes trucos que te ayudarán a disciplinarte en el trabajo y en las demás áreas de tu vida.

Define tus responsabilidades

La Real Academia Española (RAE) define como responsable a aquella persona que pone cuidado y atención en lo que hace o decide, lo que es una cualidad de la responsabilidad. Es importante saber y estar pendiente de las cosas que día a día debes de llevar a cabo, una forma fácil de hacerlo es apuntar dichas tareas en tu agenda, notas del teléfono o en un calendario electrónico. La mayoría de veces, cuando no se conoce con exactitud lo que nos corresponde hacer tanto en la vida personal como en la laboral, se suelen postergar las tareas. Para evitar este tipo de situaciones trata de comprender a la perfección todo lo que se te asigne y que no te de pena preguntar si algo quedó lo suficientemente claro.

No postergues

Postergar tareas o actividades es el gran enemigo de la disciplina, pues posponer cosas puede generar cierto nivel de ansiedad porque tu mente sabe que de igual manera deberás de realizar lo que hizo a un lado. La procrastinación afecta muchas áreas de la vida y no solo la laboral, por lo que una forma bastante sencilla de resolverlo es llevar orden en tus quehaceres, ya que postergar es una forma en la que el cerebro trabaja en su contra por el conocido efecto de urgencia en otras cosas.

Cheerful businessman sitting with laptop at office

Motívate

Un aspecto importante que genera estimulación en la vida cotidiana es tener siempre un porqué, pues es la manera en la que cada tarea que realice tendrá un sentido, lo que a su vez genera ilusión. En ocasiones hay que hacer trabajos que no te gustan o en los que no te consideras capacitado, pero cuando conoces el fin último de llevarlo a cabo, aunque no sea de tu total agrado, lo harás con mucho más entusiasmo, ya que lo más seguro es que sea para algo útil. Por otro lado, si es algo que sin haberlo empezado ya te causa placer, la motivación para finalizarlo será mucho más alta.

Mantén cerca lo que necesites

Dispón de todas las herramientas necesarias cerca de tu espacio de trabajo, esto evitará cualquier excusa para levantarse, desconcentrarse y llevar a cabo una tarea distinta a la que se estaba realizando. Además, mentalmente te sentirás mucho más preparado si lo tienes todo a mano, pues podrás ejecutar todo lo definido sin problema alguno, esto también genera productividad en el empleado, y es que está científicamente comprobado que una persona que posee material de trabajo y que a la vez está contento con lo que hace, es altamente productivo. Así que antes de comenzar tu día laboral, analiza qué necesitarás para tenerlo cerca.

Realiza pequeñas acciones

Es trascendental iniciar con pequeñas acciones, quizá con algunas que ni siquiera tengan que ver con lo laboral pero que luego de aplicarlas te servirán para disciplinarte en todas las áreas de tu vida. Por ejemplo, si eres de las personas que por las mañanas suele correr porque siente que no le da tiempo de dejar todo listo, comienza por levantarte unos minutos antes y deja hecha la cama y cada artículo en su lugar, lava tus platos luego de cada comida y no hasta que se junten varios, y deja tu escritorio intacto. Este tipo de rutinas, sin lugar a duda, te brindarán mucha más seguridad y motivación para ser más organizado.

Si en casa o en la oficina no dispones de suficiente espacio para guardar los objetos que no estás utilizando y eso evita que puedas organizar tu espacio, ¡visítanos! Tenemos varios tamaños de mini bodegas que te ayudarán a ser más organizado. Para mayor información visita nuestra página web.

Feb 5, 2019 1:13:38 PM

María Fernanda Roca

Órden, Organización, Disciplina