Blog

Aunque ha pasado más de un año desde el inicio de la pandemia del COVID-19, muchas personas continúan con el trabajo remoto o han implementado un sistema híbrido que combina el trabajo en la oficina con el trabajo desde casa. Sabemos que el diseño del espacio de trabajo es sumamente importante para aumentar la productividad, pero ¿cómo lo aplicamos a nuestros hogares?

A continuación, Mr.[B] te presenta una serie de consejos para mejorar tu salud mental, tu nivel de concentración e incluso tus habilidades de decoración de interiores.

Juega con los sentidos

La estimulación de tus sentidos puede ayudarte a entrar en un espacio mental productivo en dónde tu propio hogar adopta el ambiente de tu oficina.

  • Vista: Busca un lugar con luz natural. Evita distraerte con alguna actividad exterior si decides estar frente a una ventana.
  • Olfato: Nuestro cerebro es capaz de asociar ciertos olores con momentos específicos en el tiempo. Utiliza el mismo perfume o colonia que te aplicas cuando vas a tu oficina. También puedes optar por aceites esenciales, ya que aumentan la memoria, la función cognitiva y la concentración.
  • Tacto: La incomodidad es nuestro mayor distractor. Utiliza una silla que te permita estar cómodo y erguido mientras trabajas.
  • Oído: Si disfrutas trabajar con música, crea una lista de reproducción para tu horario de trabajo habitual. Si prefieres estar en silencio, busca un lugar en dónde puedas estar alejado mientras trabajas.
  • Gusto: ¿Tienes algunos bocadillos típicos del trabajo? Incorpóralos en tu rutina de trabajo remoto. No dejes de tomar esa taza de café o té que tanto te gusta.

Tu espacio de trabajo es la clave

Si tienes la opción, busca una habitación para trabajar en donde puedas cerrar la puerta. Esto es sumamente útil para minimizar las distracciones, pero, sobre todo, para dejar el trabajo dentro de esa puerta cuando es momento de culminar la jornada laboral. Separa los espacios para el trabajo, la recreación y la relajación.

Sin embargo, no es necesario quedarse todo el tiempo en un mismo lugar. Cambiar de ambientes en tu hogar, refresca tu mente y fomenta la inspiración creativa. No obstante, evita trabajar en la cocina, en tu sofá y sobre todo en la cama.

Si tienes hijos, piensa en cómo pueden afectar tu entorno laboral. ¿Tienen un área de juegos designada? ¿Tienen un espacio exclusivo para recibir clases y hacer tareas? ¿Su espacio está conectado al tuyo? Determinar diferentes áreas para actividades específicas maximiza el orden y la productividad para toda tu familia.

¡Inspírate!

Personaliza tu espacio de trabajo de manera creativa. Tómate un descanso y haz algo para tu espacio de trabajo. Puedes pintar un cuadro, hacer un dibujo, ordenar tus archivos, colocar fotografías familiares u organizar tu material de trabajo.

Dedica unos minutos al día para usar tu cerebro de una forma diferente para canalizar el estrés del día a día. ¡Ayudarás al flujo de energía positiva en tu espacio!

No te olvides de…

Por último, recuerda contar con estos elementos en tu espacio de trabajo para garantizar el éxito y efectividad en tus labores.

  • Conexión estable a Internet: cuando todos los residentes del hogar trabajan en el mismo lugar con un mismo servicio de internet, es necesario asegurarse de que el wifi soporte la afluencia de usuarios. Actualiza tu enrutador al momento de ingresar a reuniones y llamadas.
  • Audífonos cómodos: Asegúrate de contar con un par de auriculares que funcionen bien y sean cómodos.
  • Superficie plana: Evita el desorden o distracciones en tu espacio de trabajo utiliza un escritorio con una superficie plana, tal como en la oficina.
  • No pierdas la comunicación: Programa reuniones de seguimiento con tus colaboradores y aprovecha el tiempo en línea para alcanzar logros importantes con tu equipo de trabajo.

En una temporada en la que es fácil perder la motivación y la concentración, busca formas de llevar alegría al hogar. Utiliza tu creatividad para iluminar tu espacio, interactuar con otros virtualmente y mantener un espíritu positivo.