Blog

En la actualidad, encontrar el equilibrio entre trabajo y familia se ha vuelto muy complicado, pues ahora, tanto hombres como mujeres compiten por mejores oportunidades en el mercado laboral y este cada vez demanda más tiempo y esfuerzo. En promedio, la mayoría de empleados y ejecutivos guatemaltecos trabajan entre 45 y 50 horas a la semana, e inclusive varios sobrepasan esa cantidad, lo que reduce el tiempo que pueden dedicarle a sus familias.

Por distintas circunstancias y situaciones, hay quienes no logran desconectar lo profesional de lo personal a pesar de las largas horas que permanecen en sus lugares de trabajo, salen y se llevan a casa tareas inconclusas o de urgencia que no tienen nada que ver con la familia. Y aunque el trabajo constituye un elemento esencial para el desarrollo de cualquier persona, hay que tener en cuenta que la misma importancia tiene la familia porque es el núcleo fundamental de la sociedad y el lugar en donde se fomentan los principales, valores y normas de  convivencia social.

Estrés, agotamiento, fatiga, desinterés en otros asuntos de la vida, frustración, problemas físicos y anímicos derivados del exceso de horas de trabajo y temor, son solo algunas de las consecuencias más habituales que cualquier persona podría sufrir a causa de fracturas entre trabajo y familia. En el extremo opuesto también pueden darse situaciones familiares o personales que requieren de mucha más dedicación de la normal, como enfermedades, alguna pérdida de un integrante de la familia o viajes, de modo que convierten en su única prioridad o preocupación de momento.

Es tanta la necesidad de encontrar un equilibro entre estos dos ámbitos tan importantes de la vida que en varios países se han ido implementando leyes para lograr armonía entre ambas, como los marcos básicos de acción para que cada empleado no se tope con dificultades a la hora de pasar de un ámbito a otro y se le puedan otorgar remuneraciones, permisos y apoyo en situaciones de emergencia, entre otros.

Sin duda alguna, lograr el equilibrio perfecto entre trabajo y familia no es una tarea imposible, es cuestión de aplicar ciertas estrategias que te permitirán aprovechar y disfrutar de ambas.

Family using a laptop in a kitchen

Fija prioridades

El fin último respecto a esta situación es lograr que tanto tu vida privada y familiar como la laboral tengan su propio espacio, sin embargo, en más de alguna ocasión podrán coincidir, cuando esto suceda deberás analizar y decidir cuál de las dos conlleva un mayor nivel de importancia. Esto no quiere decir que tu atención se irá completa y totalmente sobre una y se descuidará a la otra, sino que tendrás que ser mucho más flexible y centrarte en alguna de ellas.

Revisa tu calendario laboral

Si no tienes un calendario o cronograma laboral llegó el momento de hacerlo, pues es un de las herramientas más útiles para la productividad y disciplina. Estar pendiente de las tareas que debe llevar a cabo te ayudará a no perjudicar las horas que le dedicas a tu familia, ya que en ocasiones hay personas que se comprometen con sus seres queridos para llevar a cabo alguna actividad y olvidan que ese mismo día a esa misma hora ya tenían programado alguno otro asunto laboral.

Establece metas familiares

Claramente, los objetivos laborales van unidos al desempeño de un empleado en su lugar de trabajo, pero con la familia no funciona de la misma manera, pues  por lo general no existen rutas esquematizadas ni cronogramas fijos e incambiables de quehaceres. Así que una técnica sencilla para establecerse metas familiares es programar actividades en días concretos para realizar con tu familia, por ejemplo, viajes, visitas, ir al cine o ver películas en casa, asistir a una competencia o a un concierto y cualquier otro tipo de entretenimiento que sea de su agrado.

Al final, cada persona en algún momento de su vida deberá ejecutar diversos roles a la vez, ser trabajador, padre, madre, hijo, hija, amigo o amiga, entre otros, y en ese sentido, queda claro que equilibrar los distintos aspectos de la vida no es una de las tareas más fáciles pero tampoco es imposible de lograr.

Jan 17, 2019 4:42:19 PM

María Fernanda Roca

empresa, Organización, familia