Blog

Cuando se escucha la palabra minimalismo, lo primero que se puede venir a la mente es arte o en un estilo de diseño de interiores que solo existe del otro lado del mundo, en culturas orientales.

Sin embargo, desde hace algún tiempo existe un movimiento de personas alrededor del mundo que ha decidido desafiar los paradigmas de la cultura del consumo, donde tener más es vivir mejor. La idea que ellos nos comparten es diferente: vivir tan solo con lo esencial. Y esto aplica tanto para lo material, como con las relaciones personales.

¿Cuál es el objetivo?

El minimalismo busca en concreto poder vivir más ligero, tanto en lo material, como en nuestras mentes.

Su principal argumento nace en el razonamiento de que en la actualidad existen tantos estímulos en los medios y en el día a día, que es muy fácil sentirse abrumado y perder concentración de las cosa que realmente nos importan. La fórmula es sencilla: si tenemos muchas cosas, perderemos más tiempo ordenando y acomodando que disfrutando o usando el tiempo para cosas más productivas, como el trabajo o los estudios.

Lo mismo aplica con la cantidad de información que consumimos. En vez de estar en todas las redes sociales del mercado, por qué no mejor concentrarse en sólo una o un par de ellas, así podrás hacer más que solo estar “informándote”.

Al decidir aplicar este estilo de vida, debemos programar nuestra mente para proyectar hacia el futuro y no dar vueltas al pasado, que es lo que nos hace creer que ciertos objetos tienen valor. Sin embargo, acumular objetos por mantener recuerdos que ya fueron, es como colocarle un yunque a nuestra habilidad para seguir adelante y reducir el espacio a que entren cosas nuevas a nuestras vidas.

¿Por dónde se empieza?

Cualquiera que tenga el deseo de empezar un estilo de vida minimalista, debe antes que nada hacer un análisis profundo de todo lo que tiene y por qué lo tiene.

Para el minimalismo el apego es la principal razón por la que muchos de nosotros no somos capaces de deshacernos de cosas. Por ejemplo, guardamos piezas de ropa que significaron algo en el pasado, pero realmente nunca las usamos, porque las tenemos por la nostalgia, más no por su utilidad.

En principio, si un objeto va a ser parte de nuestras vidas, será porque su existencia nos es útil, Esta es quizá la parte más difícil: aprender a dejar ir. Y es que muchas veces creemos que si perdemos el objeto, el recuerdo se irá con él, cuando en realidad éste se mantendrá dentro de nosotros. Y por suerte, en esta era digital, es mucho más fácil mantener estos recuerdos en una computadora, o una nube de almacenamiento, por medio de fotos o scans.

Algunos tips precisos

Si se desea empezar a aplicar algunos de los principios del minimalismo a nuestro día a día, aquí hay algunos que se pueden tomar en cuenta:

  • Si guardas algún objeto por nostalgia, tómale una foto y luego considera donarlo a alguien a quien pueda serle útil.
  • No dejes entrar un objeto nuevo a tu vida si no viene a reemplazar otro. Evita acumular.
  • Si tienes piezas de ropa con más de un año sin usar, dónala.
  • Digitaliza papeles que sepas que no necesitas usarlas en físico.
  • Reduce la cantidad de tecnología de la que dependes. Hay que reconocer que no siempre se necesita todo lo que el mercado tiene para ofrecernos. Y si lo que queremos es modernizamos, recordemos que todo lo viejo debe salir. Puedes venderlo, donarlo o almacenarlo fuera de casa.
  • Reduce los canales de información. No es necesario tener cuenta en todas las redes sociales o leer todos los días todos los portales de noticias. Elige las que más te parezcan se adaptan a tu estilo de vida o te den la información más certera y quédate ahí. O bien, ve rotando su uso, pero no las veas todas al mismo tiempo.
  • No hagas compromisos que realmente no quieres hacer o sabes que no dejarán algo bueno o gratificante. Para esto debemos aprender a negarnos de manera asertiva, o administrar nuestro tiempo libre de manera que pongamos como prioridad lo que es más importante para nosotros.
  • Acumula más experiencias que objetos.

Si tenemos menos cosas y apegos, seremos capaces de viajar más ligero. Piensa en cuánto tiempo podrás ahorrar, en caso de una mudanza si tan solo debes empacar lo esencial. El minimalismo también nos vuelve más sociables, si algo te hace falta, en vez de comprarlo piensa en prestarlo. En el caso extremo que nadie pueda ayudarte, piensa en alquilarlo.

Lo más importante que nos enseña el minimalismo es a vivir y disfrutar más del presente y proyectar hacia el futuro, en vez de quedarnos estancados en el pasado.

Para todas las cosas que se tengan y no dependa de uno el deshacernos de ellas, recuerda que puedes cotizar tu bodeguita perfecta, para al menos tener el espacio libre en tu hogar para llenarlo de experiencias, cosas nuevas y útiles.

Aug 13, 2019 5:04:07 PM

Marina Santa Cruz

Organización, Auto almacenamiento, self storage, Estilo de vida, Minimalismo