Blog

Las 3R’s (reducir, reutilizar y reciclar) son una regla para cuidar el medio ambiente, específicamente para reducir el volumen de residuos o basura generada. Su objetivo principal es desarrollar hábitos de consumo responsable y concientizar a tirar menos basura, ahorrar dinero y a que las personas sean consumidores responsables.

Reciclar es la forma más sencilla que las personas tienen para reducir el impacto en el medio ambiente y para conseguir una mejor gestión de los recursos naturales y materias primas existentes.  Aunque a veces puede resultar un poco difícil hacerlo por determinadas circunstancias, es importante que apliques esta metodología en tu vida cotidiana y en tu casa. A continuación, te compartimos distintas formas de aplicar las 3R’s en tu hogar.

Reducir

Esta acción se refiere a simplificar o hacer uso de la menor cantidad de recursos naturales posibles, pues tiene una relación directa con los desperdicios y el medio ambiente, por lo que el objetivo principal de reducir no es que no consumas nada, sino que lo hagas de forma sostenible. En la vida cotidiana y en el hogar puedes reducir con distintas medidas beneficiosas de ahorro como por ejemplo, evitando los productos de usar y tirar o lo que conlleve excesivos empaques. Algunas de las formas más sencillas de hacerlo son las siguientes:

  • No dejes los grifos de agua abiertos ni los mantengas en mal estado para que no goteen.
  • Haz a consciencia la lista de alimentos que compras semanal, quincenal o mensualmente, para que no desperdicies nada y no acaben en la basura, ya que en la mayoría de hogares se pierde o desperdicia una tercera parte de los alimentos que se adquieren.
  • Trata de recortar el gasto en gasolina, sobre todo si cada integrante de tu familia utiliza su propio carro de forma individual cuando podrían ir todos en uno solo. Puedes optar por utilizar el transporte público de vez en cuando o bicicleta si no vas a un lugar lejano.
  • Procura utilizar aparatos eficientes como bombillas de bajo consumo o electrodomésticos de clase A o superior, de forma que no abuses de los sistemas eléctricos y logres ahorrar energía.

Por otro lado, si entre tus pertenencias cuentas con objetos de alto consumo que en determinado momento no utilizas pero de los que no quieres deshacerte, podrías arrendar una bodega de auto almacenamiento para librar espacio mientras decides qué hacer con ellos. Lo mejor de todo, es que no necesitas de una gran bodega, pues puedes escoger el tamaño de unidad que mejor se adecue a lo que necesitas.

Reutilizar

El término reutilizar se refiere a volver a utilizar distintos objetos y productos con el fin de darles una vida útil y un uso prolongado antes de deshacerte definitivamente de ellos. Con la reutilización, además de generar menos residuos e impacto ambiental, podrías ahorrar mucho dinero. Algunas de las maneras más comunes de reutilizar en el hogar son:

  • Cuando vayas al supermercado utiliza bolsas reutilizables para evitar las de plástico.
  • Intercambia productos usados como libros, ropa y muebles, entre otros, con tus familiares y amigos.
  • Aplica el conocido upcycling que transforma un objeto sin uso o que sin duda alguna se convertirá en un residuo en otro de igual o mayor utilidad y valor, incluso hay instituciones que podrían pagarte por llevar tus objetos antiguos.
  • Recicla los aparatos electrónicos en buen estado que ya no utilices, regalándolos o donándolos a alguien que los necesite. Lo importante es que no los tires a la basura para no contaminar más el medio ambiente.
  • El agua que usas en los lavaplatos, lavamanos, regaderas, etcétera, puedes aprovecharla de nuevo gracias a distintos sistemas de reutilización de aguas grises.

Reciclar

La Real Academia Española (RAE) define reciclar como “someter un material usado a un proceso para que se pueda volver a utilizar”. Gran parte de los materiales que utilizas en tu día a día se pueden reciclar y usar de varias maneras, por ejemplo, el plástico lo puedes calentar hasta que se funda para darle una nueva forma. Por medio del reciclaje se reduce de forma significativa el uso de nuevo materiales, y con ello, la generación de más basura. La manera más sencilla de reciclar en el hogar es a través de los famosos contenedores: el amarillo es para plásticos y metales, el azul para papeles y cartones y el verde para vidrio, por lo que únicamente tendrás que adquirirlos y colocarlos en algún espacio de tu casa.

Jul 25, 2019 5:00:38 PM

María Fernanda Roca

Hogar, Auto almacenamiento, Reducir, Reutilizar, Reciclar