Blog

Para muchos emprendedores administrar de manera efectiva su inventario ha llegado a ser un reto. Por este motivo, es sumamente importante entender el concepto de stock mínimo y cómo calcularlo para tomar decisiones más asertivas.

La gestión de inventario es una herramienta para optimizar tu negocio

El control de inventarios es de vital importancia en cualquier negocio para asegurar una gestión precisa de la mercancía, evitar desperdicios y garantizar la disponibilidad de productos según la demanda. Además, una buena organización asegura que existan los productos necesarios para suplir las necesidades de los clientes sin necesidad de acudir constantemente a los proveedores.

¿Qué es el stock mínimo?

Es un indicador que define la cantidad de productos que una empresa necesita para evitar el desabastecimiento. También se le conoce como “stock de seguridad o de reserva”. Es utilizado para definir la cantidad mínima de mercancía que se debe conservar hasta la próxima compra o en períodos de alta demanda. Alcanzar el “stock mínimo” suele ser una alerta para reabastecer las bodegas y evitar pérdidas.

Cabe resaltar, que este número es variable y que depende de cada negocio, sus necesidades, la cantidad de clientes y la demanda del momento.

¿En qué se diferencia con el stock máximo?

Mientras que el stock mínimo es un indicador para adquirir nuevos productos, el stock máximo es una alerta para detener la compra de nueva mercadería. En pocas palabras, nos permite conocer la cantidad máxima que la tienda debe mantener en inventario para evitar el exceso de existencias y la pérdida por desgaste o caducidad.

¿Por qué es importante la gestión de inventarios?

Uno de los mayores obstáculos que afronta el comercio electrónico es el desabastecimiento. Nada es más molesto que enamorarnos de un producto, iniciar el proceso de compra y ver una ventana emergente que indica que no hay unidades disponibles. Esto representa una frustración para los clientes, pero también una venta pérdida.

Es por ello, que estos indicadores son una importante herramienta de gestión y planificación ya que permiten mantener el flujo de venta, satisfacer la demanda de los consumidores y mantener los niveles de almacenamiento sin excesos.

¿Cómo calcular el stock mínimo?

Stock mínimo = consumo promedio x tiempo de reabastecimiento

Para calcularlo es necesario un historial de ventas. Recuerda que el primer paso para una administración efectiva es registrar los movimientos de tus productos. Una vez tengas estos datos la fórmula es muy sencilla:

Stock mínimo = Consumo o Ventas diarias promedio x tiempo de reabastecimiento

Para definir el consumo promedio, se debe dividir el número de unidades vendidas entre un período de tiempo definido. Por ejemplo: sí se han vendido 360 unidades en el trimestre (90 días), se debe dividir 360 entre 90 (360/90=4). Esto significa que el negocio en cuestión tiene un consumo promedio de 4 unidades por día.

Luego de obtener este dato, multiplica el resultado por el tiempo que tu proveedor ofrece para entregar nueva mercadería. Si la entrega se realiza cada 30 días, la operación correspondiente sería 4 por 30 (4×30=120). Por lo tanto, el stock mínimo que se debe mantener es de 120 productos.

Recuerda que se debe realizar esta operación por cada tipo de producto disponible, ya que la demanda puede ser variable según la mercadería.

En Mr.[B] encontrarás la solución…

Herramientas como el cálculo de stock mínimo permiten una mejor planificación, ahorrar recursos y satisfacer a los consumidores con la disponibilidad de productos siempre actualizados.

Sin embargo, para alcanzar el éxito de tu negocio también es sumamente importante contar con un lugar de almacenamiento adecuado para la mercadería. En Mr.[B] encontrarás una variedad de bodegas en puntos estratégicos de la ciudad, con vigilancia las 24 horas, instalaciones modernas y personal capacitado listo para ayudarte a expandir tu negocio.

¡Cotiza tu bodega ahora!